El rol de las mujeres después del Coronavirus

 EL ROL DE LAS MUJERES DESPUÉS DEL CORONAVIRUS

Un llamado a la activación de nuestras mujeres líderes locales en sus territorios

Nuestro país no será el mismo después del coronavirus y debemos asegurarnos de que sea mejor. ustedes, las mujeres líderes locales en sus territorios están comprometidas a dirigir una transformación de abajo hacia arriba, de lo local a lo nacional, deben ser conscientes de que los sacrificios que se están pidiendo a esta y a las futuras generaciones deben de conducir a un futuro más justo, equitativo y a sociedades guiadas por la igualdad, donde se cuiden todas las personas entre sí y donde todas tengan los mismos derechos y oportunidades. 

La salud y el territorio han mostrado su estrecha vinculación como nunca lo habían hecho. Solo se podrán superar los retos de salud con medidas sanitarias apoyadas por una adecuada prestación de servicios públicos sólidos, que sustenten el papel de nuestras ciudades y territorios como entornos sensibles y solidarios. La igualdad de género había sido tomada como un área prioritaria por las redes de gobiernos locales y regionales y sus integrantes antes de la crisis del COVID-19. En este contexto, la igualdad de género sigue siendo más relevante que nunca. Se debe evitar cualquier tipo de regresiones, haciendo la conexión entre la igualdad entre mujeres y hombres en nuestras sociedades y el cuidado de nuestras comunidades y nuestro planeta. 

En vez de buscar “volver a la normalidad”, es tiempo de ser ambiciosas y asumir la igualdad de género como una parte integral de la solución a los muchos desafíos que enfrentamos en términos de salud, clima, economía y derechos humanos fundamentales. Los ya precarios medios de vida de las mujeres de todo el país están empeorando. La violencia de género está aumentando como bien lo reporta la Organización de Naciones Unidas (ONU) en sus informes y las cifras de denuncias reportadas por las alcaldías locales, a menudo exacerbada por las inadecuadas condiciones de las viviendas y las medidas de confinamiento, sobrecargando a las mujeres con las responsabilidades del hogar y de cuidado. 

Sin embargo, las mujeres representan el grueso de las trabajadoras sanitarias y de cuidado, trabajos muchas veces subvalorados y sub remunerados, al igual que están en la primera línea de otros servicios básicos, como los mercados de alimentos, haciendo frente a los desafíos sin precedentes que enfrentan. Las mujeres también desempeñan un papel fundamental en los esfuerzos de cohesión y solidaridad de las comunidades, manteniendo a las personas juntas y seguras. La igualdad de género no es un ideal sino una necesidad y ustedes, las mujeres electas y líderes en lo local y regional, deben estar comprometidas a defenderla y promoverla por el beneficio de nuestras democracias y sociedades para todas las personas y en todos los lugares. 

Es claro que las emergencias sanitarias no impactan a los hombres y a las mujeres de la misma manera y este simple reconocimiento será crítico para vencer esta y futuras pandemias. Mujeres y niñas empoderadas nos llevarán a liderar sociedades resilientes y más seguras, las voces amplificadas de mujeres de todas las generaciones pueden marcar el camino hacia la generación de igualdad donde el liderazgo de las mujeres no sea la excepción sino la norma. Es por ello que hacemos un llamado a instituciones locales, regionales, nacionales e internacionales a:

· Intensificar la acción para asegurarnos de que tomamos medidas decisivas para proteger y empoderar a las mujeres y las niñas en todos los territorios, en particular a las que se encuentran en situación de riesgo de violencia doméstica

· Promover nuevos modelos de gobernanza que permitan la cocreación junto con todos los actores y, en particular, el liderazgo de las mujeres en todos los sectores de la sociedad. Las mujeres deben ser parte de la toma de decisiones para la recuperación tras el coronavirus, así como la respuesta a futuras emergencias;

· Mejorar las condiciones laborales de las mujeres, particularmente en los trabajos de cuidado que garantizan la inclusión y mantienen unida a nuestra sociedad;

· Involucrar a las mujeres en los grupos especializados y de trabajo frente al COVID-19, así como en los procesos de toma de decisiones legislativas, políticas y de presupuestos;

· Promover la atención sanitaria universal, la investigación de salud, y la prestación de servicios locales con una fuerte sensibilidad de género para sobrellevar esta pandemia y apoyar a las mujeres y niños más allá de ella;

· Dar apoyo a los niños y niñas fuera de las escuelas, y a los que no tienen acceso a centros de cuidado, así como a sus padres y madres, quienes están combinando el trabajo en casa y el cuidado de los niños – una tarea casi imposible que recae desproporcionadamente en las mujeres;

· Contar con información y datos segregados por sexo que den cuenta de las mujeres en la sociedad y sus territorios, y guíen las políticas públicas;

· Promover el acceso de las mujeres y niñas a la información, el conocimiento y las tecnologías, garantizando el cumplimiento de sus derechos digitales;

· Poner las políticas de igualdad de género al frente de los planes de recuperación, reforzando las políticas con sensibilidad de género existentes y su transversalidad en los planes de desarrollo que se construyen actualmente;

· Facilitar el camino hacia una generación de igualdad donde el liderazgo de las mujeres ya no sea una excepción sino la nueva normalidad. Hacemos también un llamado a los hombres, en particular a los gobiernos locales y departamentales, a unirse para hacer este llamado una realidad y compartir nuestra búsqueda por la igualdad de género.

 

18 mayo 2020

Juan David Sanchéz

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.